El homenaje Mariano Rivera

Compartan la noticias en tu Facebook

Tomando su posición familiar en la lomita del Yankee Stadium, Mariano Rivera lanzó su famosa recta cortada a su hijo, Mariano Jr.

Fue alta y afuera, pero a nadie le importó.

El lanzamiento se produjo el sábado durante un homenaje previo a un partido de los Yanquis para el mejor taponero en la historia de las Grandes Ligas, y coronó el “Verano de Riviera”. Ha sido un período que vio al panameño batear un jonrón dentro del terreno y llevarse un salvamento en su debut en el juego anual de Veteranos de los Yanquis e ingresar al Salón de la Fama como la primera selección unánime.

“Estoy feliz de que estuve bien”, le dijo Rivera a la muchedumbre.

El partido: Con todo y enojo con los árbitros, los Yankees se imponen ante Cleveland

Su placa en el Salón de la Fama fue mostrada en el terreno y los hinchas pudieron después tomarse fotos junto a ella.

“Para mí, es la culminación de todo”, dijo Rivera, de 49 años sobre la celebración con los fanáticos de los Yanquis. “Desde los inicios humildes hasta hoy, no hay nada más que pueda hacer”.

Luciendo una chaqueta azul, Rivera fue llevado en un carrito alrededor del terreno y saludó a la muchedumbre en las gradas.

Se mostraron mensajes en video de sus excompañeros Andy Pettitte, Jorge Posada y Derek Jeter. Los astros de los Indios de Cleveland Yasiel Puig y Francisco Lindor se sumaron al manager Terry Francona y varios otros jugadores en los escalones de la banca aplaudiendo a Rivera al pasar.

Rivera bromeó con Francona en su discurso de tres minutos.

“Todos los compañeros con quienes jugué, los jugadores contra quienes jugué, los managers contra quienes jugué”, dijo. “Tito, ¿qué te dije, hermano”.

Rivera es el líder histórico en salvamentos con 652. Con su cutter, ayudó a los Yanquis a ganar cinco títulos de Serie Mundial en una carrera de 19 años. Alcanzó sus mejores momentos en la postemporada, ganando 42 salvamentos con 0.70 de efectividad. Rivera se acreditó 11 salvamentos en Series Mundiales.

“Cuando uno habla sobre el Salón de la Fama cuando uno termina su carrera, es algo espectacular. Una bendición”, dijo Rivera. “Eso es lo que ha sido este verano para mi vida”.

“En los 90 y la década del 2000, Mariano fue como lo que (Joe) DiMaggio y (Mickey) Mantle significaron para esa generación de fanáticos de los Yanquis”, dijo Joel Goldberg, de Livingston, Nueva Jersey, que se tomó varias fotos con su familia junto a la placa.